martes, 30 de junio de 2009

SOLEDADES, Por Fernando Sabido Sánchez











I


En las mujeres que han vivido intensamente
tampoco están las respuestas, las observo
ocultándose en un espanto dramático
o separando los últimos ángulos
con imperceptibles fragmentos de luz

Los ojos del tiempo revelan su desnudez,
si las pregunto sobre el amor, muestran las heridas
del sexo, el perfil del desengaño y los verdugos

Ahora miran al horizonte confundidas
envueltas en una fe caduca y en su soledad




II


Quieres ser una mujer entregada a la seducción
y te pierden los modales abruptos, tu piel color

púrpura presagia huracanes entre relámpagos
de sexo, maldice a las que veneran su belleza
con el alma desnuda cabalgando a la grupa
sobre enjambres de nubes y desembarazo

Vino la noche a tu corazón roto como un manto

de hielo bordado en inconstancia y hoy te duele
la ausencia del amor en la estéril claridad
de otros tiempos

Donde pudo haber afecto, hay soledad





III


La soledad envilece la agonía del anciano,
no le corteja una mujer que beba sus deseos
en el vaso del vómito o le procure caricias

por última vez

La evocación le transporta a la noche desnuda,
a la hora límite en que la muerte le mostrará

su sexo

Desde la nada

3 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Una Oda a la feminidad, la tercera parte me ha dejado anclada a la pantalla...

Un abrazo
Marian

Meri Pas Blanquer dijo...

Impresionantes tus textos!!
Para disfrutar en extremo.

Bss

Leni dijo...

Soberbio Fernando¡
Has pintado la soledad del cuerpo,sin dejar atras la soledad del alma.
La total y mas desoladora.
"Donde pudo haber afecto, hay soledad"
Esa es la impotencia de la soledad.

Fuerza ,mucha en este poéma.

Besos