viernes, 26 de marzo de 2010

POEMAS, Por Fernando Sabido Sánchez

Pintura de Fernando Zóbel


I

No concibo tu misantropía
Ni el olor a ceniza que desprende
Jamás contemplé la posibilidad
Que el amor tropezara en las rocas
En su trayectoria hacia la muerte

Tiempos de cal abrasando el coraje
La certeza mortal de las cifras

La lluvia apagó nuestra esperanza
El día que nos visitó el hastío






II

Miro atrás, una gran parte de mi vida
sólo son posos, retazos de películas en blanco
y negro, botellas vacías que me vendieron
para llenarlas de propósitos inútiles,
e inexplicablemente no me siento
un hombre fracasado

No creo en ángeles, tampoco en demonios,
sólo en el sol que nos abrasa con absurda
persistencia






.

2 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Jamás contemplé la posibilidad
Que el amor tropezara en las rocas
En su trayectoria hacia la muerte

Todo un aforismo.

Un beso
Marian

Elsa Tenca Mariani dijo...

Para encontrar lo buscado es necesario quizás primero perderlo todo??

La duda en tu caso es sinónimo de inteligencia, como lo pensaba: J.L.Borges.

CARIÑOS:
Elsa.