sábado, 30 de enero de 2010

HAITÍ, Por Fernando Sabido Sánchez





HAITÍ

No espero ningún prodigio, pero no acepto
que la Irremediable emplee su guadaña
con críos de Haití, Somalia, Irak o Palestina,
seres absolutamente indefensos ante ella
Que no conceda indultos ni últimas instancias
a los estremecidos, que desteja vidas
esperando el quimérico advenimiento de otro Ulises
entre hambruna, tristeza y paradoja

La muerte nos visita cada noche, nos vigila,
para desvirtuar los sueños, para desanimarnos

2 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

un abrazo solidario POETA
los indefensos pagan injustamente
y los burocráticos cumplen sus sueños

elisa...lichazul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.