viernes, 5 de junio de 2009

MATERNIDAD, Por Fernando Sabido Sánchez





MATERNIDAD

Gracias a la conservación de manuscritos fechados
afirmo que el pensamiento amenazó con escribir
la historia
de un amor que nunca quiso nacer

Hiciste uso de las ostras y su perfil de arena
introdujo la bienvenida al mar
Con caracolas vuelvo a ocultar mis oídos
y al escuchar tu voz te exijo respirar
en un coro de perlas marinas

¿Me oyes?

Sin el permiso de tu rancio linaje
vienes a decirme en secreto que me amas
y es prematuro
porque tú sabes que un mismo movimiento
te devuelve a la totalidad inacabada

Amanece
y en la maternidad mediterránea
no hay ya ninguna errata



(De mi libro “ La muerte siempre concluye su trabajo “ )








.

7 comentarios:

milagros dijo...

Fernando, bonitas palabras en un hermoso poema.
Un abrazo

Leni dijo...

Has transformado las palabras en rumor de mar que nace.
No puedes quedarte sin ellas porque
están en tí.
Es hermosísimo tu poema.
No solo versificas si no que dialogas.

El juego metáforico es tremendo.

Beso Nando.

(El video me encanta)Gracias

Cartas que nunca escribí dijo...

El juego de imágenes y el sentimiento vivo, hace de este poema una delicia.

Ha sido un placer andar por tus predios.

Alicia María Abatilli dijo...

Hermoso poema. Lo mejor que he leído esta semana.
Me gustan tus metáforas.
Un abrazo
Alicia

Inés dijo...

Fernando, me ha gustado mucho el poema

'vienes a decirme en secreto que me amas y es prematuro'
ese Amanecer que describes que es la vida, es maravilloso.

muchos besos,

Ico dijo...

enigmático.. atrevido... fascinante..

Mónica López Bordón dijo...

Nació.

Magnífico ese "hiciste uso de las ostras y su perfil de arena
introdujo la bienvenida almar
Con caracolas vuelvo a ocultar mis oídos
y al escuchar tu voz te exijo respirar
un un coro de perlas marinas..."

Besos
Mónica