miércoles, 13 de mayo de 2009

DESPERFECTOS, Por Fernando Sabido Sánchez




I



LA VERDAD




Me exiges la verdad
¿qué verdad, la tuya o la mía?

Suena insistentemente el teléfono
y formulas la misma pregunta


-¡Dime la verdad!



Ya ni siquiera te contesto

Y cuelgo







II



CREENCIAS




No concibo que crean en los dioses
y se postren ante unos atributos inventados,
aunque no inflijan daño a nadie



Sólo a sí mismos







III



INEXISTENCIA




Cuando ensombrezca mi jardín una nube
de pájaros, no abandonaré mis quehaceres
provincianos



Nadie me ofrecerá solidaridad en una tórrida
tarde de agosto y hasta es posible
que me plantee formalmente la inexistencia







IV



LIBRE ALBEDRÍO




David Wark Griffit fue el gran pionero
del cinematógrafo y se enfrentó radicalmente
a la censura, pero un derrame cerebral acabó
con su vida prematuramente



Desde entonces, infinitos especímenes ultra
religiosos nos niegan el libre albedrío

Para velar por nuestra salvación, pontifican







V



EL MÁS ALLÁ





Preciso vivir en soledad para no parecerme
a nadie y hablo con el Más Allá preguntándole
con ansia



-¿Tú como eres?



No temo la muerte-explico-, lo que me horroriza
de la eternidad es volver a caminar entre otros
laberintos construídos con idénticos espejos







VI



LES ES IMPRESCINDIBLE QUE LOS SERES
HUMANOS NOS MANTENGAMOS ALEJADOS
DE LA REALIDAD





Cada colectividad engendra sus bufones
y en los días estériles los inventa
mirándose el rostro en los espejos



Vuelvo hacia ellos mis ojos
y la luz mancha de sombras inocentes
el rudimento de una danza que nunca pisará
los escenarios







VII



REALIDAD




Te diría, por ti lo dejaré todo

Y aunque no me creas, no poseo
absolutamente nada a lo que renunciar














.

2 comentarios:

toñi dijo...

Hermosísima melodía!! .
Grandes reflexiones para detenernos a pensar en la vida

Un beso

Jose Luis Zúñiga dijo...

Me gusta esta propuesta poética, casi aforística.

Un abrazo.