miércoles, 14 de enero de 2009

EL VACÍO, Por Fernando Sabido Sánchez







EL VACÍO


En mis sueños siempre habita el vacío
que recorro en un vuelo ingrávido
por el olor a misericordia de las noches
Llego hasta el alba
y no tengo a nadie que me espere
hasta la luna se oculta para repudiarme
en un paisaje de sombras
más allá de la muerte

Cae gota a gota una lluvia
que desnuda con lamentos mi alma
y sobrevive el miedo a la inexistencia
Se tensa el vértigo y rozo con los labios la belleza
al perderse en la luz impalpable de la negación








11 comentarios:

roxana dijo...

La lluvia, el agua, elemento tan a mano y simple, que representa tanto en nuestras vidas!.
La soledad, el vacio, ¿amigo o enemigo de uno?
Para pensar, eso me produjo tu poesía.
Un saludo
Roxana

Unknown dijo...

Es bellisimo lo que escribes.
Ama y déjate amar.
La única arma posible para la
soledad, el vacio y lo limitado
es el ANOR.

Kid A dijo...

Terminamos por existir, mientras está ella, con su motor de sueños imposibles dandonos cuerda para ser su superhombre je...
algún día llovera solo del cielo...
saludos :)

Sonia Schmorantz dijo...

A chuva sempre é inspiração...para os tristes representa a solidão, a ilha...para os apaixonados, ela é a música que embala as noites a dois...Assim, cada qual vê nela, o seu momento.
Lindo poema.
Um abraço

De cenizas dijo...

El pánico al despertar y encontrarse en el vacío de la inexistencia, y saber que nunca se había soñado.

un abrazo

Marian Raméntol dijo...

La negación puede ser un indulto... la inexistencia nuestra sangre.

Un abrazo
Marian

Estelle Talavera Baudet dijo...

Cae gota a gota una lluvia
que desnuda con lamentos mi alma...

Tienes versos deliciosos.

Lilya Nuratis dijo...

fue hermoso llegar a este rincon, leerlo y deleitarme con sus poesias...

seguire espiandolo...
besos
Lilya

cristal dijo...

No puedo negar que me ha emocionado leerte, Fernando. Tu poesía tiene una extraña mezcla de fuerza y melancolía que no deja indiferente. Me ha gustado pasar a visitarte. Un abrazo.

Unknown dijo...

Que el calor de la mañana llene ese corazón vacío.

María Teresa Aláez García dijo...

A pesar del vacío, cuánta profundidad. Saludos.