miércoles, 14 de enero de 2009

EL VACÍO, Por Fernando Sabido Sánchez







EL VACÍO


En mis sueños siempre habita el vacío
que recorro en un vuelo ingrávido
por el olor a misericordia de las noches
Llego hasta el alba
y no tengo a nadie que me espere
hasta la luna se oculta para repudiarme
en un paisaje de sombras
más allá de la muerte

Cae gota a gota una lluvia
que desnuda con lamentos mi alma
y sobrevive el miedo a la inexistencia
Se tensa el vértigo y rozo con los labios la belleza
al perderse en la luz impalpable de la negación








11 comentarios:

roxana dijo...

La lluvia, el agua, elemento tan a mano y simple, que representa tanto en nuestras vidas!.
La soledad, el vacio, ¿amigo o enemigo de uno?
Para pensar, eso me produjo tu poesía.
Un saludo
Roxana

marta dijo...

Es bellisimo lo que escribes.
Ama y déjate amar.
La única arma posible para la
soledad, el vacio y lo limitado
es el ANOR.

the Kid A dijo...

Terminamos por existir, mientras está ella, con su motor de sueños imposibles dandonos cuerda para ser su superhombre je...
algún día llovera solo del cielo...
saludos :)

Sonia Schmorantz dijo...

A chuva sempre é inspiração...para os tristes representa a solidão, a ilha...para os apaixonados, ela é a música que embala as noites a dois...Assim, cada qual vê nela, o seu momento.
Lindo poema.
Um abraço

De cenizas dijo...

El pánico al despertar y encontrarse en el vacío de la inexistencia, y saber que nunca se había soñado.

un abrazo

Marian Raméntol Serratosa dijo...

La negación puede ser un indulto... la inexistencia nuestra sangre.

Un abrazo
Marian

Estelle Talavera Baudet dijo...

Cae gota a gota una lluvia
que desnuda con lamentos mi alma...

Tienes versos deliciosos.

Lilya Nuratis dijo...

fue hermoso llegar a este rincon, leerlo y deleitarme con sus poesias...

seguire espiandolo...
besos
Lilya

cristal dijo...

No puedo negar que me ha emocionado leerte, Fernando. Tu poesía tiene una extraña mezcla de fuerza y melancolía que no deja indiferente. Me ha gustado pasar a visitarte. Un abrazo.

Kuanko dijo...

Que el calor de la mañana llene ese corazón vacío.

María Teresa Aláez García dijo...

A pesar del vacío, cuánta profundidad. Saludos.