jueves, 19 de septiembre de 2013

El hambre









Estos fotos de comedores sociales y escolares son de aquí, 

de España, nuestras, de ahora mismo...




El hambre jamás se presentó a elecciones
Por lo que no se la nombra en los hemiciclos

El hambre nunca leyó a Vallejo ni a Neruda
Los famélicos no se masturban con utopías

El hambre es incolora, inodora e insípida
Si te la cruzas en la calle basta con cerrar los ojos

El hambre se enquista en las costuras del alma
Y late en silencio hasta la muerte súbita

El hambre quiere dejar su firma hoy en este poema
Ser amada un instante por algún lector excéntrico



Fernando Sabido Sánchez









3 comentarios:

Amanda Espejo dijo...

Buenos días, Fernando...paso por tu espacio incentivada por tu poema y lo que representa. Muy gráfico, logra conmover y alertar sobre un hecho que, lamentablemente, no sólo sucede en tu país o unos pocos. ALERTA,lo repito, pues, aunque parezca que en una nación reina la bonanza, independientemente del gobierno de turno, la inmadurez, la banalidad conque se enfretan las "vacas gordas", puede hacer que en una "vuelta de tuerca" las cosas cambien drásticamente para mal. Eso temo por mi Chile......un consumismo excesivo y una "oda" a la diversión que no es normal.

Bueno, amigo....como vez, haces reflexionar con tu palabra.


Cariños.

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Querido amigo Fernando,conmovedor poema, aue lamentablemente hoy se vive en mi pais; gracias por tus letras
Un saludo desde Argentina
Lydia Raquel Pistagnesi

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

Queridas Lydia y Amanda, un fuerte abrazo