jueves, 11 de abril de 2013

EL ECO DE LAS PLAZAS EN JEREZ DE LA FRONTERA



El Callejón del Gato

6 de abril de 2013


"El eco de las plazas": Mariano Rivera presentó su último libro de poesía


                En La guarida del ángel, Mariano Rivera presentó 
anoche El eco de las plazas, un libro de poesía 
recientemente publicado por Huerga & Fierro. 
El autor estuvo arropado por el público y los poetas 
Fernando Sabido y Domingo F. Faílde, que glosaron 
la obra presentada.
                Fernando Sabido, que intervino en primer 
lugar, efectuó un análisis riguroso del contexto del 
libro, la visión, unas veces doliente y otras esperanzada, 
de un mundo dominado por el gran capital, 
insensible al sufrimiento humano y pendiente tan 
sólo de acaparar riqueza, a costa de sumir en la 
pobreza a la gran mayoría, sin que el clamor 
de los desheredados parezca importar a nadie. 
El poeta, naturalmente, no puede ignorar esta 
realidad, que acaba impregnando sus versos e 
implicando al autor en una lucha que tan sólo 
persigue la supervivencia de todos.
                En cualquier caso, Mariano Rivera no es, 
al uso, un poetasocial. En esto coincidieron 
los dos presentadores y Domingo F. Faílde lo definió 
como un poeta de la conciencia. Su palabra –dijo- 
no está al servicio de ninguna idea pero sube el 
volumen  y añade decibelios a esa especie de 
egrégor o pensamiento colectivo que, impulsado 
por la agresión del capitalismo más salvaje que ha 
padecido la humanidad, ha venido aflorando desde, 
al menos, la década de los noventa, para estallar 
en esas primaveras –o supuestas primaveras-que han 
arrojado a calles y plazas a la multitud 
descontenta, en demanda de democracia, trabajo, 
justicia y dignidad.
                Y, en efecto,  Mariano Rivera se ha hecho eco 
de la voz de estas plazas, prestando su discurso a la 
denuncia de los males que nos aquejan, reflexionando
sobre la raíz y evolución de los mismos y, sobre todo, 
sumándose a esta marea de hombres y mujeres conscientes 
e su realidad, de nuestra realidad.
                Se equivoca, no obstante, quien piense que El eco 
de las plazasvendría a ser un panfleto más o menos al uso. 
Todo lo contrario. Hace ya muchas décadas, en los 
albores de aquella que se denominó transición, 
el gran dramaturgo Alfonso Sastre – recordó Faílde
-escribió que, actualmente, escribir al más alto nivel 
político implicaba escribir al más alto nivel estético
Y es eso justamente lo que hace Mariano Rivera, 
empeñado en las aventura de crear un lenguaje 
poético adecuado a las nuevas realidades y capaz de 
nombrar las situaciones, emociones y aspiraciones de 
un mundo globalizado que, entre sombras amenazantes, 
está acaso alumbrando una nueva civilización. 
Sus poemas, discursivos o narrativos, rehúyen, hasta 
donde es posible, el enunciado plano de los hechos, esa 
especie de registro informativo que ha desvirtuado en 
ocasiones la naturaleza de la poesía, para reivindicar y 
rescatar la potencia extrañadora del idioma y, como dijo 
Jorge Riechmann,proponer una percepción superadora 
de la tensión o conflicto entre la claridad 
performativa materialista y la deconstrucción 
lingüística.
                Cerró el acto el propio Mariano Rivera, que dio 
lectura a una amplia selección de poemas del libro. 
Fue una lectura intensa y emotiva, rubricada por el 
aplauso del público, que interrumpió al autor varias 
veces.


Redacción.

-