jueves, 14 de julio de 2011

ROMANCES DE CIEGOS PARA CIEGOS, por Fernando Sabido Sánchez


La camarilla que por entonces gobernaba
Allí donde ganó batallas un Cid muerto
Adolecía de vicios públicos y ocultos
Unos son “vox populi”, los otros me los callo
Como reyes y reinas ansiaban vestir en un modisto

Eran tiempos de muy boyante autonomía
Y rondaban al poder los pájaros de siempre
Comisionistas, trepas, pelotas y corruptos
Que sabían por muy versadas fuentes
Los gustos del clan, del jefe y su parienta

Para disimular se vienen a Madrid, al Palace
En Serrano cien trajes encargan con hechura
Camisas, gemelos, corbatas y hasta pajaritas
Error, allí cose el sastrecillo valiente de Milano
¡Vaya vista la del bigotes para elegir al sastre!

No imaginaban los de la mafia que Garzón
Les tenía pinchados por un soplo los teléfonos
Y grababa con nocturnidad y alevosía sus requiebros:
“Cabrón, amigo del alma, mi mujer me ha dicho
Que os habéis pasado tres pueblos enjoyándola”

Transcurrieron mil años y dicen que unos jueces
Siguen instruyendo la causa con saña y un mechero
Garzón fue preso, cautivo, desarmado y en exilio
La visita del Papa nos costó más que traer a Dios
El pueblo votó y de su veredicto, opinarán ustedes







1 comentario:

Elsa Tenca Mariani dijo...

QUERIDO FERNANDO:

-Es un alto nivel de exposición el tuyo.
-Sé perfectamente cómo viven esta situación y cómo piensas tú.

Pensé por un minuto qué hubiese pasado si lo hubieses publicado *aquí(SIC)
El texto tiene trazos universales?
Deseo sepas que soy lectora de todos tus blogs y no sé cómo resistes.
Un fuerte abrazo.
Estoy contigo-