martes, 7 de diciembre de 2010

ECUACIONES, Por Fernando Sabido Sánchez

Un cuadro de mi amiga Silvina Socolovsky




I

No espero nada de ti
El deseo ha muerto entre cristales rotos
Y hay silencio en tus manos

No ocurrirá un milagro



II

Mujer, apenas me alcanza el murmullo
rabioso del pasado, la respiración asimétrica
de tus orgasmos, el relámpago verde de tus ojos

La muerte se abraza con sadismo
a una pasión en la sombra



III

De la confusión surgirán odios con fuego
que abrasarán las hojas muertas del afecto



IV

No entiendo de apariencias
estériles ni de posturas neutras
sí de almas laceradas
y corazones indefensos

A veces el destino nos libra
de la apostasía
ocultándonos en un bosque
de inanimadas agruras



V

Una mujer desconocida
Me arroja algo similar a piedras
y se oculta detrás del corazón

El suelo está húmedo cuando me arrodillo
Pero no la temo



VI

Nos refugiamos en el escepticismo al no ser
capaces de poner orden en lo cotidiano

¿Para qué nos creó a su imagen y semejanza
un Dios inexistente?



VII

Quise exiliarme del tiempo, del amor
y la ternura para curar mi inclinación
a las pasiones libertinas y se oxidaron
los sentimientos en la ausencia

Nunca lo dije a nadie, es preferible callar
porque siempre terminan ladrando los perros



VIII

Fui feliz unas horas
o quizás no tanto
Tal vez fue un instante

Y aún no lo entiendo



IX

Ante la belleza perdida entre las grietas
de los años intuyes el abismo y las ortigas
del miedo despliegan lazos negros en tu alma

¡Cuanta hermosura niegas
si te ciñes al dictamen de un espejo!



X

Deberías apagar la televisión,
me aterra el resplandor acrílico
de tus pupilas

No es mi intención protegerme
pero no deseo que vuelvan los fantasmas
en una noche preñada de posibilidades



3 comentarios:

Feliz dijo...

Amo la poesía y la suya es, sencillamente impresionante. No tiene usted arte ni ná. Le seguiré leyendo. Felicidades y un saludo cordial desde Asturies.

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

Feliz.., gracias por tus palabras
un abrazo
Fernando

SILVINA SOCOLOVSKY dijo...

Desolación, recuerdos de pasión.
Dolor y cenizas.
Fernando tu poesía es una buena manera de poner en orden el mundo.
Me gusta mucho, mucho.
Me complace acompañarte en tus versos.
Saludos cálidos
Silvina