domingo, 14 de febrero de 2010

LAS DIOSAS... POEMAS IL AL LXII, Por Fernando Sabido Sánchez




IL

LA VIDA NOS SORPRENDE DE FORMA
IMPRECISA

Colgaban de sus ojos las miradas extinguidas
y vegetaba resignado en su indolencia
sin que le importaran los días venideros

Un viernes le habló una mujer
de las que sólo aman por las noches
con palabras vírgenes

Y le sobrevino el pánico



L

LA INVENCIÓN DEL APOCALIPSIS ES EL CHANTAJE MÁS
REFINADO PERPETRADO CONTRA LA HUMANIDAD

Espero ante un mar enfurecido el pálpito
de los descontentos y la revolución que los excite

Los dioses nos parieron vulnerables ante el Apocalipsis
Entretanto, las campanas de las iglesias tocan a difuntos
y los sumos sacerdotes bendicen desde los púlpitos
nuestro linaje conformista



LI

ESTÉRIL ES TU DESCONFIANZA

Conoces mis debilidades y naufragios
Y has resuelto mantenerte a distancia
Si lo censuro, argumentando que nunca te hice daño
Contestas

Todavía



LII

EL PÁNICO DEL VERSO

Sin ti puedo enterrar mi alma
entre poemas que sangran utopías
y esperar que todas las palabras
que no has dicho
respiren en mis libros sin preguntas

Nunca sabrás del pánico de un verso
cuando lo roza el silencio
con labios que vuelven de vacío
sin excitar las manos del poeta



LIII

ES LA HORA

Ocultaré mi tristeza en un tiempo gélido
para que mi corazón no sangre

Merezco tu cobijo, que mis ojos no cieguen
y tu amor, todo ternura
la suavidad que te atestigua

Y ya no tendré miedo si te acercas



LIV

EL MAR NOS ACERCARÁ NUEVOS PAISAJES

Ahora que tus ojos no me volverán a tocar
puedo sentarme en la orilla de otro desnudo
a disfrutar de la húmeda impudicia del hastío

Perdura un placer que miente con voz gélida
y abandono tu cuerpo en los límites de mi memoria
sin que me resulte extraño seguir amándote



LV

ACÉRCATE PARA DEVOLVERME A LA VIDA

Un amante converso acecha los latidos de tu piel
pero tú le recuerdas haber muerto varias veces
apostatando en la infinita soledad del corazón
y calcinada por el luto estéril de la luna

Quién pudiera llorar en los sueños la ceguera
para que la lluvia gotee caricias en mi sed y estar en ti
sin que pienses que es un excéntrico deseo



LVI

LA NADA NOS ESPERA CON LOS BRAZOS EXTENDIDOS

Callo para que mi nombre no me sobreviva
y expulsar al olvido la verdad, porque la verdad
no cabe en la memoria de los hombres
Sólo los dioses alimentan el vómito
que entierra el pálpito de la inmortalidad
para que la infinitud como privilegio les alcance

Yo no quiero ser después de la muerte
y abrazo con ansia la impermanencia



LVII

COBARDÍA

Me ofreces tus manos con huellas de realidad
y derramas hilos de miel sin humillarme
Mas no siento tus deseos, como si no existieses
o sintiera vergüenza de tu idioma

Y acabo refugiándome
en la lengua intangible de los indecisos



LVIII

EL FARO DEL AMOR ACUDE AL RESCATE DEL NAUFRAGO

No vienen a auxiliarte cuando sales del mar
los que saben del naufragio más amargo
y miras hacia el único punto del horizonte
que procura un rostro concreto a tu realidad

No se acerca a gritarte ni a malgastar sermones
acude con las manos llenas de un amor antiguo
en el que ha prescindido de todas las vergüenzas



LIX

NUESTRO UNIVERSO SE AMPLÍA AL INFINITO
CON UN BLOG EN INTERNET

Me envía un email una mujer desconocida
que ha leído en mi blog algunos poemas
Escribe que la gustaría conocer al hombre que está
detrás de los versos

No voy a complacerla ni a culparla por ello,
desconfío de las mujeres que se dejan atrapar
por un instinto absolutamente pasajero



LX

FEDERICO GARCÍA LORCA

Tus poemas no escritos perdurarán inéditos
en el barro manchado con sangre de la sepultura

Y serán savia en los árboles hasta el último bosque




LXI

LA CONCIENCIA

Me educaron para mirarme
La conciencia en los espejos

Y en estas latitudes de mi vida
Busco por las atracciones de feria
Sólo espejos cóncavos y convexos



LXII

EL PECADO ORIGINAL

Tratas de proteger tu corazón
confinándolo en una burbuja aséptica
a los sentimientos

Es comprensible
Quizás el amor aún nos llega infectado
Por la persistencia del pecado original