lunes, 16 de noviembre de 2009

DESPERFECTOS Y MENTIRAS, Por Fernando Sabido Sánchez





ESCONDÍ LAS VIEJAS MUÑECAS DE TRAPO
EN EL DESVÁN DEL TIEMPO


Me niego a mostrar al mundo
la asexualidad de un cuerpo que envejece
interiorizando culpas que no le corresponden,
como si no hubiera ocurrido
y la vida fuera un sarcasmo de mal gusto

Escondí las viejas muñecas de trapo
en el desván del tiempo,
al socaire de los jazmines y del olor
de una infancia que aún me arrulla,
del afecto de las manos deshojadas de mi madre
cuando enjugaban mis lágrimas impares

Ha cerrado el último bar de la noche
y dejo de venderme,
de poner precio a las mentiras,
condenado a ser un guiñol al que fatalmente
la certera guadaña de la muerte segará los hilos




EUTANASIA


…Pero de tanto pensar y recordar
el viejo cae aturdido. Y se duerme
apoyado en la mesa del café.

Constantinos Cavafis



Proclaman los hombres desde la cumbre
de su madurez que el célebre milagro de la vida
es una suma de contingencias, con los años
se han convertido en unos seres obstinados
tejidos con hilos de tiempo desiguales
y absolutamente asimétricos

Por lo que a mi me atañe, el postrer
empeño será despertarme día a día
e ir declinando en lo físico con la memoria
casi intacta,
anhelo impedir que unos psicópatas
ultra católicos se apropien de mis despojos
e inciten a los médicos a conectar cien cables
a un cuerpo clínicamente desahuciado,
que no se aprecie con certeza
si sobre el lecho de mi agonía
late el corazón de un hombre o de una máquina

A veces sueño que un anciano enfermo
y exhausto, en la plenitud de la consciencia,
dispone su muerte y se adentra paso a paso
en algún mar desconocido con la mirada fija
en la línea inaccesible del horizonte



LA PERFOMANCE



Iluminadas por dos bombillas Osram
de cuarenta vatios, reposan sobre
una rústica mesa de madera de pino
unas cuartillas atestadas de dibujos pintados
a tinta china y unos versos garabateados
e ininteligibles, seguramente desechados
por algún poeta amigo del artista
Al otro lado, postrados en una silla de inválido,
nos observan varios fetiches manchados
de semen y objetualidad en decúbito supino

Un visitante, al parecer versado en neoartes
aproxima su pomposo trasero a la escultura,
quizá como estrategia para desestructurar
los mecanismos asumidos en la contemplación
de las imágenes
Guiña el ojo izquierdo, luego el derecho
y al circunvalar por enésima vez el montaje
descubre un cenicero repleto de colillas

Aturdido ante la aparición de tan banal objeto
saca un cigarrillo de su chaqueta, lo que concita
las iras del vigilante más próximo; èste, señala
braceando el rótulo de prohibido fumar
y explica a gritos que ese cenicero
es un básico elemento de la perfomance





EN LA SOLEDAD DEL SEXO


En la oscuridad, sobre un lecho de abenuz
el deseo dormita a trasmano entre caricias
imaginadas, eròtico trasiego y lascivia,
mientras, el alacrán del sexo despierta
evocando nocheviejas frenétivas

Entreacto, un rumor de sábanas de seda,
una antología de manuscritos rompe el maldito
silencio y cede el aliento cuando explotan
los sentidos, esquirlas, retazos de lluvia
que apaga el fuego entre psicofonías
y el grito final, preludio de una vacilante
duermevela

Son las cinco y la madrugada se ha perdido
en la clausura de la habitación, sin conversar
con nadie, sólo la ilicitud del solitario placer
apacigua mi soledad,
soledad que no alcancé siquiera a compartir




.

4 comentarios:

Duna dijo...

Fernando aquí estoy leyéndote , y disfrutando de tus magníficos escritos.

Un placer estar aquí y leerte.
Seguiré viniendo.

Un beso

ana sáenz dijo...

en la oscuridad y en la luz tu poesía traspasa barreras

saludos

tubeth2000 dijo...

Gracias por compartir su contenido, yo tambien me expreso mediante la poesía, le invito a conocer mi espacio en http://poemasdelalma2.blogspot.com

Clara Schoenborn dijo...

Fernando: he leído tus poemas con verdadero placer.Algunos de ellos muy conmovedores, otros impactantes, pero todos honestos y de espléndido cuerpo. Un saludo afectuoso.