lunes, 6 de abril de 2009

EL PÁNICO, Por Fernando Sabido Sánchez





EL PÁNICO


Colgaban de sus ojos las miradas extinguidas
y vegetaba resignado en su indolencia
sin que le importaran los días venideros

Un viernes le habló una mujer
de las que sólo aman por las noches
con palabras vírgenes

Y le sobrevino el pánico







.





.

4 comentarios:

Elisa Berna Martínez dijo...

Pánico a la vida, resignado a verla pasar por la ventana. Tu poema deja un sabor sin esperanza ni remedio.

Un saludo.

Giovanni-Collazos dijo...

Hay que estar preparado para todo, hasta para las mujeres, especialmente para las mujeres.

Un abrazo.

Gio.

Anouna dijo...

Aveces se siente panico, aveces sucumbimos ante cualquier cosa por ese terrible sentimiento, hay que saber lidiar con ello y no dejarse amedrentar. He aprendido que la vida es más que eso.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

El pánico es a veces tan grande que se rompen contactos que debieron continuar...

Qué bien escribes, Fernando.

Un beso de admiración y cariño
Ana