miércoles, 25 de marzo de 2009

MIRO EL ÁRBOL LIBRE, Por Fernando Sabido Sánchez






MIRO EL ÁRBOL LIBRE



Miro el árbol libre
al que me abrazo con el viento
y escapo del bosque en el que viven
los dioses que manchan con sangre
al crepúsculo

no ha oscurecido
y siento haber perdido otro día
sobreviviendo al desgaste
de un amor imperfecto
en el que no ocurre nada

una persistente migraña
me recuerda mi biografía
llena de hojas en blanco













9 comentarios:

roxana dijo...

A ESCRIBIR LA VIDA, NO PUEDE SER QUE SEAN HOJAS EN BLANDO, DA EL SALTO Y ARRIBA , SEA QUIEN SEAS, TÚ O EL OTRO , O QUIZAS NINGUNO, PERO TAL VEZ ALGUIEN ES, A ESE ALGUIEN QUE SEPA QUE LA VIDA SE HACE LLENANDO ESPACIOS Y SUEÑOS. UN ABRAZO!!!!

Gwynette dijo...

Si, si, que hay días en blanco, pero que le vamos a hacer!..es curioso, cuando leemos la biografía de alguien, nunca dejan ninguna página en blanco... O_O

Besitos

Gwynette dijo...

Te he pedido de "amigo" en el FB :)
..acabo de ver que tenemos un montón de amigos en común.
Más besitos, pues

Duna dijo...

Las hojas en blanco también nos dicen muchas cosas sobre nosotros ...Muy bueno
Un beso.

milagros dijo...

Por muchas páginas en blanco te tengamos, lo importante es la calidad de las escritas.
Un abrazo

Raúl Díaz Arizmendi dijo...

Hola, buenas. Hay que llenar esas hojas en blanco de alegría. Es pesimista, pero me gusta. Lo que no entiendo es que primero hablas de evadirte, de que el día pase, y luego te deprimes porque has perido el día. Supongo que será la desesperación existencial provocada por un amor imposible o algo así. De todos modos, me pareces un genio. Un saludo!!

genetticca dijo...

Yo siempre estoy aqui, se de tus cosas,aunque no comente.Tu y yo sabemos que eso no es necesario.
Los poemas dicen más que los alagos,

Un saludo

Ale Abboud dijo...

que bello poema , el amor sin libertad se transforma en una migraña persistente , molesta que anula la visión y la ciega ,, te felicito

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Fernando,


cuando el Alma se consuela mana palabras tintadas de corazón.
Es tal la inmensidad de los sentimientos que nos albergan que, en ocasiones, dejamos una lámina en blanco...a la espera de otro latido.

Me ha encantado tu blog.
Felicidades.
Cris.