jueves, 3 de abril de 2008

NUNCA DEBÍ CREERME UN ARTISTA


Pintura de David Morago





Leo el diario y el olor a tinta
se mezcla con el aroma
de un café muy cargado

en el suplemento cultural
reparo en la fotografía de un viejo pintor
ilustrando una entrevista
vacía de contenido

miro mis manos
desgastadas por la vida
y de repente
se dibuja en los posos mi rostro

yo también dejé atrás
pinturas y poemas
aunque nunca
debí creerme un artista









© Fernando Sabido Sánchez