miércoles, 22 de abril de 2009

HIPOCRESÍA, Por Fernando Sabido Sánchez














24 horas antes de ordenar invadir irak
reían así, y lo terrible es, que años después
aún se les permita seguir ladrando


.
HIPOCRESÍA


Se generaliza la hipocresía
La madre de todas las guerras asesina
a sus hijos como una vieja puta
y el amor es sólo la turbación que nos excita
visionando añejas películas en technicolor

Hasta la felicidad se vende cada noche
impregnada en unas rayas de cocaína

5 comentarios:

roxana dijo...

Realmente veo la foto y me salen mas palabras que no puedo expresar que hipocresia!!! Ojala esas risitas terminen con una cara justamente contraria a estas. que se haga justicia! Un abrazo

Shanty dijo...

Me gustó mucho tu blog, creo que tenemos mucho en común en cuanto a intereses: poesía, música clásica, poemas, obras y demás. Ahora mismo te enlazo. Gracias por tu enlace.
Saludos

Lely Vehuel dijo...

Hola, aqui ando en mi tiempo libre visitando amigos y amigas,en verdad quisiera dedicar mas tiempo,a veces hay que dividirse,lo importante es disfrutar lo que hecemos,tu entrada esta mas que interesante,me gusta mucho tu blog tiene eso que hace que uno siempre vuelva,te dejo una invitacion para que te vengas a peregrinar un poco por el mio y tambien te mando desde aqui un abrazo muy afectuoso y besos,yo seguire pasando.

diana poblet dijo...

Ninguna ópera como Nabuco y particularmente ese pasaje me ha hecho llorar.
Te he leído y es tu poética de una particularidad asombrosa.Me gusta, es directa y sin maquillaje, así me gusta escribir aunque suene más cruel, cuando hay que decir las cosas hay que decirlas, con o sin mariposas y generalmente hay un sola oportunidad para hacerlo.Somos testigos de nuestra época no somos sordos ni ciegos y hasta podemos sentir el dolor del silencio.
Un abrazo y volveré.
d.

cielo claro dijo...

Bueno, tu bog pareciera tiene imán, aquí regreso porque me gusta mucho, la audacia de tus versos, la voz poética abierta, desnudando el descaro a la humanidad, de la forma a mi gusto, tan hermosa como digna, con poesía fuerte, de mano firma, sin temblar sabieno decir...

En fin, que más decirte que no te hayan dicho ya. Tu versos son de tremenda originalidad.
Hasta el título del último libro, es un grito que llama su lectura.

Saludos chilenos.