lunes, 30 de marzo de 2009

EUTANASIA, Por Fernando Sabido Sánchez






EUTANASIA


...Pero de tanto pensar y recordar
el viejo cae aturdido. Y se duerme
apoyado en la mesa del café.

Constantinos Cavafis



Proclaman los hombres desde la cumbre
de su madurez que el célebre milagro de la vida
es una suma de contingencias, con los años
se han convertido en unos seres obstinados
tejidos con hilos de tiempo desiguales
y absolutamente asimétricos

Por lo que a mi me atañe, el postrer

empeño será despertarme día a día
e ir declinando en lo físico con la memoria
casi intacta,
anhelo impedir que unos psicópatas

ultra católicos se apropien de mis despojos
e inciten a los médicos a conectar cien cables
a un cuerpo clínicamente desahuciado,
que no se aprecie con certeza
si sobre el lecho de mi agonía

late el corazón de un hombre o de una máquina

A veces sueño que un anciano enfermo

y exhausto, en la plenitud de la consciencia,
dispone su muerte y se adentra paso a paso
en algún mar desconocido con la mirada fija
en la línea inaccesible del horizonte











6 comentarios:

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Yo también me niego a la manipulación de mis sentidos , un beso

LA PALABRA INVISIBLE dijo...

Buenísimo Fernando, y que razón tienes, estoy totalmente de acuerdo.
Un abrazo.

milagros dijo...

Un bonito poema sobre un tema en ebullición. Me niego a que decidan por mí.
Un abrazo.

marisa dijo...

Siempre te leo con enorme emoción...Hoy especialmente. besos

genetticca dijo...

Y si en vida no me dejasteis en paz
y me hicisteis esclavo de vuestros miedos...
Dejadme elegir ,que mi partida expire
junto con los deseos de mejores vidas.


Un saludo

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Un derecho, una súplica.

Mi abrazo
MArian