martes, 16 de diciembre de 2008

UNA MUJER, Por Fernando Sabido Sánchez





Una mujer desconocida
me arroja algo similar a piedras
y se oculta detrás del corazón

El suelo está húmedo cuando me arrodillo
Pero no la temo









© Fernando Sabido Sánchez