viernes, 28 de marzo de 2008

TRAVESTIDO





En el ceremonial íntimo del solitario
las lágrimas se confunden con la cobardía
es un proscrito por su realidad de lo distinto
maquillaje que juzga la sociedad
de irreverente

ya en la calle cruza la frontera
misántropo en sus sentimientos de mujer
y la noche le sorprende
saldando su deuda con la naturaleza

allí donde nadie conoce su secreto
le han visto del brazo del mendigo
sufriendo por amor en la prisa de las horas
mordiéndose el deseo en la esquina del coraje
aprendiendo a convivir en los sueños
con las brasas

hoy se siente el protagonista de su vida
encerrada en el baúl de la infancia tantos años
y en la acera del placer prohibido
comparte con las putas
la desgarrada melodía de un blues
que estalla en el silencio de un destino encadenado
a la ambigüedad maldita de su sexo


© Fernando Sabido Sánchez