jueves, 28 de agosto de 2008

FRAGILIDAD, Por Fernando Sabido Sánchez






No debo permanecer un día más en la fragilidad
y ni siquiera recuerdo de qué huía
cuando acepté implicarme en este desorden
o sentarme a tomar el sol con los ancianos

una mujer me cerró la puerta de su casa
sin querer escucharme
y me siento capaz de recomponer en otro lugar
las piezas desgastadas del rompecabezas










© Fernando Sabido Sánchez











viernes, 22 de agosto de 2008

AUTORRETRATO, Por Fernando Sabido Sánchez



AUTORRETRATO





Desnudo en los caminos
duermo sobre el polvo
y respiro el olor de la muerte
enredándome en la pegajosa geometría
de las telarañas

espero al relámpago
para beber el semen de los árboles
y escapo del tiempo
hacia ninguna parte
buscando en mi brújula a la luna

no encuentro ciudades
bajo las aguas de un arroyo que no dura
ni el color de las flores
sólo vocablos compasivos
empapados en vinagre





© Fernando Sabido Sánchez








miércoles, 20 de agosto de 2008

ELLA, Por Fernando Sabido Sánchez






Ella
indagará tu hoguera
ocultándose
sin pedir nada
y te amará
para no morirse
mientras dure

lee sus labios
cuando no te hable
y no preguntes
sólo agradece
la suerte no buscada
sin mentirla

sentirás el deseo
precipitadamente
desnudando erizos
con agonías de sexo
o amarrado al galope
de los zarpazos

no te impacientes
cuando la luna
le traiga lágrimas
sin proponérselo
y mira su boca
fósforo enrojecido
que se ilumina
cuando sonríe











© Fernando Sabido Sánchez








lunes, 18 de agosto de 2008

NUNCA SABREMOS, Por Fernando Sabido Sánchez




NUNCA SABREMOS


Nunca sabremos qué hubiera ocurrido
si hubiésemos cambiado de ciudad
sin habernos desnudado

aunque agradezco
las fresas que me ofreciste con sabor a amargura
y que fuera un domingo por la tarde
cuando tus ojos
me regalaron ese momento irrepetible
perdonando mi engaño.



© Fernando Sabido Sánchez









sábado, 16 de agosto de 2008

INCOMUNICACIÓN, Por Fernando Sabido Sánchez






Jamás se dirigieron la palabra
pese a tener algo en común
coincidir puntualmente cada tarde
en el último vagón de un tren de cercanías

acaso alguna vez
disimularon las sonrisas al cederse el asiento
absortos en la individualidad confundida
de la multitud

evitaron la oportunidad
de cruzarse un ¡hola! ¡buenas tardes!
o hacer más breves
los veinte minutos largos del trayecto
sin atreverse a frecuentar
ninguna miniatura irrelevante de sus vidas

el más joven no ha subido al tren desde hace meses
el otro al recordarlo
se pregunta con indiferencia
si se habrá comprado un automóvil








© Fernando Sabido Sánchez


jueves, 14 de agosto de 2008

PAISAJES




Al oscurecer
se pierde estérilmente
la belleza de todos los paisajes
porque nadie sabe retenerla
entre sus manos

sólo la sensibilidad de ciertos ojos
fotografía con sales de cinc en la memoria
los rescoldos








© Fernando Sabido Sánchez




jueves, 7 de agosto de 2008

MIRO EL ÁRBOL LIBRE






Miro el árbol libre
al que me abrazo con el viento
y escapo del bosque en el que viven
los dioses que manchan con sangre
al crepúsculo

no ha oscurecido
y siento haber perdido otro día
sobreviviendo al desgaste de un amor imperfecto
en el que no ocurre nada

una persistente migraña
me recuerda mi biografía
llena de hojas en blanco





© Fernando Sabido Sánchez





miércoles, 6 de agosto de 2008

EL MIEDO




EL MIEDO

Quiso quedarse a solas con sus miedos
exclaustrado de la realidad
y como era un hombre
la sociedad le afeó la conducta

¿qué hará desde ahora con las lágrimas?

es posible que finja
la euforia pasajera de los héroes
consciente de que su propia vida
ha concluído





© Fernando Sabido Sánchez


viernes, 1 de agosto de 2008

SIN RECIPROCIDAD, Por Fernando Sabido Sánchez














SIN RECIPROCIDAD

Recorrí los suburbios de la irrealidad
hasta que un destino en el que no creo

quiso que supiera de ti
y escuché los primeros latidos auténticos
del corazón,
de un vendaval que me incendió el alma
aunque sin reciprocidad

hoy, tu lejanía es un cuchillo afilado
que deforma mi perspectiva
intimidando al pasado y al futuro,
y desde mi percepción cartesiana surge la certeza
de que aún queda otra vida,
para saber vivirla






© Fernando Sabido Sánchez